viernes, 17 de agosto de 2012

SIN PALABRAS

Será como un efluvio el amor mío
que envolverá tu ser calladamente,
como niebla impalpable sobre un río
y como el aire azul y transparente.

Será un halo en tu pálida cabeza,
un iris en su eterno cristalino,
una flor de tu vida en la maleza,
y un manso atardecer en tu camino.

Como ansia a todas horas renovada,
como una herida sin cesar abierta,
como una aspiración nunca saciada
y como una inquietud siempre despierta...

De mezquinos afanes olvidado,
sólo lleno de tí, de ti suspenso,
y en cada breña dejaré un pecado
y en cada risco un desencanto inmenso.

Despeñaré en un tajo tu amargura
que hacia el abismo rodará perdida,
fundiré en su caverna más oscura
su desconsuelo de enorme vida.

Y si lágrima fue, será rocío;
será rayo de luna si es la niebla;
algo como una estrella en el vacío,
algo como una luz en la tiniebla...

Y hará que mires en el corto viaje,
a través del dolor que tu alma llena,
como a traves del oro de un celaje,
que la vida es muy triste, pero buena...

Y apacible, profundo y silencioso
cuando inclines muy pálida la frente
para dormir el sueño misterioso,
él será como un surco luminoso
que prolongue tu vida eternamente...

Rafael Cabrera

No hay comentarios: