miércoles, 28 de septiembre de 2011

PARÉNTESIS 3

No tengo nada que decir y escribo
un soneto -es igual- o una maroma.
No tengo nada que vivir y vivo
y soy dentro de mí como un sacroma,

un cáncer en un huevo de paloma,
un ala de ángel ensamblada a un chivo,
un buey sagrado en una estercoloma
y la sombra de un Dios bello y lascivo.

Piedad me tengo, mas me desamparo,
en cóleras me voy, mas me cobijo.
Barato soy, pero me cuesto caro.

Estoy tanto sin nada, que me aflijo
y con todo estoy tanto que me encaro
a tenerme a mí mismo como a un hijo

                                     J. Sabines

jueves, 15 de septiembre de 2011

LA BÚSQUEDA

Una mujer estaba buscando algo en el suelo junto a un farol. Pasó por allí un hombre y se paró, curioso, a observar a la mujer, que afanosamente buscaba y buscaba. Intrigado, después de un rato, el hombre preguntó: - Buena mujer, perdona que me inmiscuya en tus asuntos, pero ¿podrías decirme qué buscas? Y la mujer repuso: - Busco una aguja que he perdido en mi casa, pero como allí no hay luz he venido a buscarla junto a este farol.