sábado, 30 de octubre de 2010

COOPEREN PARA MI CALAVERITA

En México el día de muertos (2 de noviembre), es fiesta nacional. No es una fiesta seria y triste, es como una feria. las personas van a los panteones y llevan flores, en alguas partes del país también comida, música y es una bervena tan buena como las posadas de diciembre.
La noche del día 1, los niños "piden muerto": El muuuuueeeeerto quiere camooooooooote, la viuuuuuuuda pide unaayudaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Creo ahora lo hacen la noche del 31 de octubre porque ya estamos exportando la tradición de haloween, y bueno, ya no solo traen al muerto, traen a la bruja, al diablo, la momia, Frankestein, Freddy Krouguer... y hasta Michael Jackson.

Nileva empezó a "pedir muerto" desde hace unas tres semanas, ella se disfraza de calaverita. Ya veremos que tal le va este año





Por lo pronto se ve simpatiquisima con el diafraz... mañana los gruños tambien se disfrazan. ¡Lo que hay que ver!

jueves, 28 de octubre de 2010

ESO DE CORRER...

Eso de correr, es un pretexto para estar solo, abstraerse y dejar que todo vague por la mente al garete; pero cuando dos soledades corredoras se juntan, empieza la diversión en grande: es tan diferente correr con amigos, no importa si te hacen "volar" y lleguen primero tus pulmones y luego el resto de tu cuerpo; o si van a un paso más bien lento, correr acompañado es entrar a una máquina del tiempo: cuando te das cuenta ya has terminado tu entrenamiento, y hasta las carreras; además son kilómetros muy felices.

Hoy estrené zapatos, los afamados PEGASUS 27, debo decir que en su debut me han lastimado, pero les daré una semana de oportunidad para seguir corriendo, si no pasan la prueba, regresaré a los 26... AMO los pegasus 26!!!





Se gastan un poquito (es el zapato de la izq) después de entrenar casi un año, correr una maratón, algunas carreras de 10km y creo un medio maratón. Me resisto a dejar mis zapatitos, Antonio dice que debería guardarlos en un lugar especial para "las emergencias"

domingo, 24 de octubre de 2010

EL TOUR DEL H20

Nadie corre una maratón después de una noche maratónica, pero 10km en 45 min, son humanamente posibles aún después de la noche más turbulenta...
A pesar de no tenerlo pensado, me vi corriendo los 10km del Tour del H2O en Valle de Bravo, la ruta mucho más amable que la de la "carrera verde", también fue muy grato encontrar a mis amigos (aunque esta fue la segunda vez que corro allá, ya tengo mis "amigos de correr") y claro, hacer amigos nuevos.
Debo decir que mi idea era correr a 5 min/km, muy relajada, pues después de la maratón, he participado en un par de carreras, pero basicamente no he entrenado, en cambio me he dedicado a comer cuanto se me pone enfrente... en fin, empecé a correr... en el km 6 me encontró "Chucho", un guapísimo pelirrojo a quien era imposible no seguir, seguí tras él (¿mencioné que es guapísimo?). En el km 8, ya iba cansada, así que decidí instalarme en mis 5min/km más, ¡¡¡no me dejaron!!! Tanto Chucho como un señor que más bien era un ángel, me estuvieron motivando para seguir: fue muy gracioso que me pregunta el señor: Qué vas a hacer ahorita?, inocentemente le respondo: voy a desayunar con mi familia, a lo que él replica: NOOOOOO, VAS A GANAR!!! porque, amigos, aunque nosotros sabemos que 45 min es un tiempo más bien pobre, resulta que su humilde servidora iba en primer lugar de la rama... y en esa posición llegué.




Como siempre debo agradecer además de a mis amigos corredores, a mi hermana y mi sobrix que siempre están allí. En la foto Nileva comprueba una vez más que las medallas no son de chocolate, además muestra que ya usa zapatos de correr (FERRIONI, habrá que probar esa marca ;] a ella le han resultado cómodos)




Ahora: a disfrutar unos días más de vacaciones y comer tantas hamburguesas como el señor que salía en POPEYE, después a entrenar muy duro, que el día 11 de diciembre tenemos la carrera nocturna, allí hay que hacer un mejor tiempo.

ESOS LOCOS QUE CORREN


Yo los conozco.
Los he visto muchas veces.
Son raros.
Algunos salen temprano a la mañana y se empeñan en ganarle al sol.
Otros se insolan al mediodía, se cansan a la tarde o intentan que no los atropelle un camión por la noche.
Están locos.
En verano corren, trotan, transpiran, se deshidratan y finalmente se cansan... sólo para disfrutar del descanso.
En invierno se tapan, se abrigan, se quejan, se enfrían, se resfrían y dejan que la lluvia les moje la cara.
Yo los he visto.
Pasan rápido por la rambla, despacio entre los árboles, serpentean caminos de tierra, trepan cuestas empedradas, trotan en la banquina de una carretera perdida, esquivan olas en la playa, cruzan puentes de madera, pisan hojas secas, suben cerros, saltan charcos, atraviesan parques, se molestan con los autos que no frenan, disparan de un perro y corren, corren y corren.
Escuchan música que acompaña el ritmo de sus piernas, escuchan a los horneros y a las gaviotas, escuchan sus latidos y su propia respiración, miran hacia delante, miran sus pies, huelen el viento que pasó por los eucaliptos, la brisa que salió de los naranjos, respiran el aire que llega de los pinos y entreparan cuando pasan frente a los jazmines.
Yo los he visto.
No están bien de la cabeza.
Usan championes con aire y zapatillas de marca, corren descalzos o gastan calzados. Traspiran camisetas, calzan gorras y miden una y otra vez su propio tiempo.
Están tratando de ganarle a alguien.
Trotan con el cuerpo flojo, pasan a la del perro blanco, pican después de la columna, buscan una canilla para refrescarse… y siguen.
Se inscriben en todas las carreras... pero no ganan ninguna.
Empiezan a correrla en la noche anterior, sueñan que trotan y a la mañana se levantan como niños en Día de Reyes.
Han preparado la ropa que descansa sobre una silla, como lo hacían en su infancia en víspera de vacaciones.
El día antes de la carrera comen pastas y no toman alcohol, pero se premian con descaro y con asado apenas termina la competencia.
Nunca pude calcularles la edad pero seguramente tienen entre 15 y 85 años.
Son hombres y mujeres.
No están bien.
Se anotan en carreras de ocho o diez kilómetros y antes de empezar saben que no podrán ganar aunque falten todos los demás.
Estrenan ansiedad en cada salida y unos minutos antes de la largada necesitan ir al baño.
Ajustan su cronómetro y tratan de ubicar a los cuatro o cinco a los que hay que ganarles.
Son sus referencias de carrera: “Cinco que corren parecido a mí”.
Ganarle a uno solo de ellos será suficiente para dormir a la noche con una sonrisa.
Disfrutan cuando pasan a otro corredor... pero lo alientan, le dicen que falta poco y le piden que no afloje.
Preguntan por el puesto de hidratación y se enojan porque no aparece.
Están locos, ellos saben que en sus casas tienen el agua que quieran, sin esperar que se la entregue un niño que levanta un vaso cuando pasan.
Se quejan del sol que los mata o de la lluvia que no los deja ver.
Están mal, ellos saben que allí cerca está la sombra de un sauce o el resguardo de un alero.
No las preparan... pero tienen todas las excusas para el momento en que llegan a la meta.
No las preparan... son parte de ellos.
El viento en contra, no corría una gota de aire, el calzado nuevo, el circuito mal medido, los que largan caminando adelante y no te dejan pasar, el cumpleaños que fuimos anoche, la llaga en el pie derecho de la costura de la media nueva, la rodilla que me volvió a traicionar, arranqué demasiado rápido, no dieron agua, al llegar iba a picar pero no quise.
Disfrutan al largar, disfrutan al correr y cuando llegan disfrutan de levantar los brazos porque dicen que lo han conseguido.
¡Qué ganaron una vez más!
No se dieron cuenta de que apenas si perdieron con un centenar o un millar de personas... pero insisten con que volvieron a ganar.
Son raros.
Se inventan una meta en cada carrera.
Se ganan a sí mismos, a los que insisten en mirarlos desde la vereda, a los que los miran por televisión y a los que ni siquiera saben que hay locos que corren.
Les tiemblan las manos cuando se pinchan la ropa al colocarse el número, simplemente por que no están bien.
Los he visto pasar.
Les duelen las piernas, se acalambran, les cuesta respirar, tienen puntadas en el costado... pero siguen.
A medida que avanzan en la carrera los músculos sufren más y más, la cara se les desfigura, la transpiración corre por sus caras, las puntadas empiezan a repetirse y dos kilómetros antes de la llegada comienzan a preguntarse que están haciendo allí.
¿Por qué no ser uno de los cuerdos que aplauden desde la vereda?
Están locos.
Yo los conozco bien.
Cuando llegan se abrazan de su mujer o de su esposo que disimulan a puro amor la transpiración en su cara y en su cuerpo.
Los esperan sus hijos y hasta algún nieto o algún abuelo les pega un grito solidario cuando atraviesan la meta.
Llevan un cartel en la frente que apaga y prende que dice “Llegué -Tarea Cumplida”.
Apenas llegan toman agua y se mojan la cabeza, se tiran en el pasto a reponerse pero se paran enseguida porque lo saludan los que llegaron antes.
Se vuelven a tirar y otra vez se paran porque van a saludar a los que llegan después que ellos.
Intentan tirar una pared con las dos manos, suben su pierna desde el tobillo, abrazan a otro loco que llega más transpirado que ellos.
Los he visto muchas veces.
Están mal de la cabeza.
Miran con cariño y sin lástima al que llega diez minutos después, respetan al último y al penúltimo porque dicen que son respetados por el primero y por el segundo.
Disfrutan de los aplausos aunque vengan cerrando la marcha ganándole solamente a la ambulancia o al tipo de la moto.
Se agrupan por equipos y viajan 200 kilómetros para correr 10.
Compran todas las fotos que les sacan y no advierten que son iguales a las de la carrera anterior.
Cuelgan sus medallas en lugares de la casa en que la visita pueda verlas y tengan que preguntar.
Están mal.
-Esta es del mes pasado- dicen tratando de usar su tono más humilde.
-Esta es la primera que gané- dicen omitiendo informar que esa se la entregaban a todos, incluyendo al que llegaba último y al inspector de tránsito.
Dos días después de la carrera ya están tempranito saltando charcos, subiendo cordones, braceando rítmicamente, saludando ciclistas, golpeando las palmas de las manos de los colegas que se cruzan.
Dicen que pocas personas por estos tiempos son capaces de estar solos -consigo mismo- una hora por día.
Dicen que los pescadores, los nadadores y algunos más.
Dicen que la gente no se banca tanto silencio.
Dicen que ellos lo disfrutan.
Dicen que proyectan y hacen balances, que se arrepienten y se congratulan, se cuestionan, preparan sus días mientras corren y conversan sin miedos con ellos mismos.
Dicen que el resto busca excusas para estar siempre acompañado.
Están mal de la cabeza.
Yo los he visto.
Algunos solo caminan... pero un día... cuando nadie los mira, se animan y trotan un poquito.
En unos meses empezarán a transformarse y quedarán tan locos como ellos.
Estiran, se miran, giran, respiran, suspiran y se tiran.
Pican, frenan y vuelven a picar.
Me parece que quieren ganarle a la muerte.
Ellos dicen que quieren ganarle a la vida.
Están completamente locos.

Marciano Durán

domingo, 17 de octubre de 2010

BLADE RUNNER

Gracias por ese viaje hacia la nada, que consiste en la certeza de encontrar en tu mirada...



... la belleza

viernes, 15 de octubre de 2010

HOY EN EL CENTRO HISTÓRICO

Hoy tomé vacaciones de correr, tengo una molestia que ayer me dejó tirada después de solo 4 km, así que decidí descansar viernes y sábado, de hecho creo que octubre (lo que resta), descansaré lunes (no podía ser de otra manera), miércoles y sábados... Pues bien, para no quedarme en casa, donde hay tanto por hacer, y sobre todo por comer, decidí ir a la parte más cosmopolita de la Ciudad de México: el centro histórico.

Después de un largo paseo entre calles que son "un verdadero descubrimiento" para mí: hay que ver todo lo que se vende!!! Cosas que uno ni siquiera puede imaginar que existan jejeje... pues bien, andando llegué a la Plaza de Santo Domingo, donde hay una feria "verde" y algo llamado éxodos que no logré enteder de que se trataba, pero en la calle hay esta peregrinación de esculturas hechas de trapo



Se ven tan apenadas, como cargando fantasmas!!! Aquí un acercamiento.



También fui a la exposición de fotografías de "La Castañeda" que era el manicomio hace 100 años. Muy buenas fotografías, pero hay que ver las condiciones en las que estaban los pobres enfermos, eso sí, todos muy deportistas: hay fotografías de futbol, voleibol, box, atletismo!!!
Finalmente, llegué a la Feria del Libro en el Zócalo, muchas actividades, muchos libros... carísimos!!! Con esos precios, no es necesario que censuren la lectura jejeje... y bueno, tienen un guardian muy colorido cuya foto les adjunto.




Llegué muerta a ver el partido de los Yankees, a los cuales los Rangers les van ganando5-2 en la parte alta de la 8a entrada... veremos en que acaba ;)

Vayan al centro... les encantará!!

viernes, 8 de octubre de 2010

LLEGÓ EL PULPO PAUL

Hace unos días recibí un paquete de Nora, una arañita de mi grupo de px. El paquete contenía el pago de una apuesta que hicimos cuando el mundial del futbol (quién dijo que el fut no es negocio? jejeje)

Nora se ha tomado la molestia de hacerme un regalo por cada gol que le anotó Alemania a Argentina, pero se le fueron los números y me mandó más jeje, así pues, tengo en mi poder al famosísimo Pulpo Paul, ¿qué les parece?



Soy de esas personas privilegiadas con su oráculo personal ;)
También me ha enviado otro cojincito que dice VIP (Viernes de Intensa Pasión), un marcapáginas de cuero -preciosísimo-, un dedal de colección y una postal



Estoy muy contenta con mis regalos, ahora que empecé a leer nuevo libro, también empezaré a estrenar los regalitos de Nora, amiga muchísimas gracias por este gran detalle.

NUEVA NARCO LETANÍA

Nueva narcoletanía: San Macario, líbrame del sicario/San Primitivo, del operativo/ San Timoteo, del tiroteo/ Santa Pascuala, de cualquier bala/ Santa Librada, de la granada/ San Archivo, del cuerno de chivo/ San Adolfo, del cártel del Golfo/ San Andrés, del secuestro exprés/ San Abulón, del levantón/ Santa Chole, del pozole/ San Federico, que no me rompan el hocico/ Santa Amada, que no me cargue la chingada. Amén.
Cortesía del periodista José Cárdenas

ESTAMOS DE FIESTA

Los hispanos estamos de manteles largos, pues el premio Nobel de literatura fue otorgado a uno de nuestros grandes, el Peruano (ahora nacionalizado español) Mario Vargas Llosa



Los latinoamericanos estamos felices de que otra vez (la séptima si mal no recuerdo), tengamos un galardón de esa envergadura por acá. Recordamos que nuestro primer Nobel de literatura, fue para una gran mujer: la poetisa chilena Gabriela Mistral




... entonces, sigamos festejando

domingo, 3 de octubre de 2010

LA CARRERA DEL BICENTENARIO

Hoy se celebró en todo el país la carrera por el BICENTENARIO DE LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO. Fueron 10km, también hubo caminata recreativa.
Solo porque no llegaré al próximo bicentenario, me anoté en la carrera, 10km no son satisfactorios, pero debo reconocer que el evento estuvo muy bien organizado, aunque a los corredores de la Cd de México nos cobraron (en el resto del país fue gratis).
La ruta muy pesada para alguien que no corre regularmente, algo así como 5km de subida, pero muy bien atendida.

También la medalla es muy bonita, tiene abajo el calendario azteca



Como esta carrera solo era recreativa, no la preparamos ni nada, nos lanzamos a correrla Antonio (incluso lesionado) y yo, como cualquier entrenamiento de domingo. El primer kilómetro fue casi imposible correr, poco a poco pudimos abrirnos paso, pero justo cuando se estaba poniendo interesante, ya estábamos en el km 10 :S

El kit de recuperación nos lo dieron sin bolsa!!! así que fue incómodo ir cargando todo en brazos; para llegar al guardarropa tuvimos que entrar a los carriles de la carrera (esperamos, claro, a que bajara la afluencia de corredores)... y obvio, para salir de la zona, otra vez a meternos por donde no se debía. Allí falló la logística, fuera de eso (y de que nos faltaron al menos 11km)todo muy bien. Fue una carrerita de esas que terminan con un buen café, buena compañía y buena música.

viernes, 1 de octubre de 2010

PARA ACABAR CON EL NARCOTRÁFICO EN MÉXICO

Metodología infalible para terminar en tres años con el narcotráfico en México:


I.- Legalizar el comercio de drogas;

II.- Declararlo área estratégica para el desarrollo nacional;

III.- Nacionalizar la industria productora de estupefacientes;

IV.- Crear un organismo desconcentrado en el que resida el monopolio del estado para la producción y comercialización de las drogas. Nacional Operadora de Mota y Alcaloides Mexicanos (NOMAMEX);

V.- En asamblea nacional encabezada por diputados y senadores, Carlos Romero Deschamps, Napoleón Gómez Urrutia, Joaquín Hernández Galicia, Elba Esther Gordillo y Martín Esparza Flores; entre otros, constituir el Sindicato Mexicano de Trabajadores de la Industria de los Narcóticos;

VI.- Esperar un par de años;

VII.- Crear una comisión legislativa encargada de auditar a NOMAMEX, y

VIII. Problema resuelto, en el tercer año podremos observar, entre los Narcomerciantes Nacionales, huelgas, luchas de poder internas y ausentismo. La industria del narcótico se encontrará colapsada y requerirá de una reforma jurídica de fondo.


Con toda seguridad los productos escasearán y costarán 40 o 50 veces lo que deberían, inhibiendo por completo la demanda y acarreando hacía la pobreza con todos los miembros de la floreciente industria .


Nota del autor: Esta metodología ha demostrado experimentalmente sus resultado, destacando entre sus logros la industria petrolera; la industria azucarera; el agro; la industria eléctrica y la industria minera; la industria pesquera, entre muchas otras.