martes, 24 de noviembre de 2009

CORRER EN OTOÑO

Resulta que como la luz se acaba más temprano, también cierran más temprano el vivero, así que los entrenamientos son a eso de las 16:00, para terminar a más tardar a las 18:00 ya sin luz y con los guardias motorizados tras de uno. Con todo, correr en otoño en el bosque es hermoso: caen las hojas como bañándonos, y el viento fresco hace la carrera más placentera y descansada. Por alguna razón hay más corredores, aunque no tantos como los domingos en la mañana cuando es casi imposible avanzar. Me gusta ver las playeras de colores moviéndose, si se nos ve desde cierta distancia seguro pareceremos papelitos cayendo: hoy yo era el papelito rosado con plata, Mario el negro, Jorge el azul con gris... y el Sky Runner... bueeee, ese no es papelito, ese es el super correcaminos, solo falta que nos haga beep beep cuando nos deja mordiendo el polvo. Si se deja algún día se los presentaré, por ahora baste decirles que es uno de esos seres que todo corredor quiere llegar a ser: delgado, con unas piernazas, corre una maratón en 2:30 hr... y todas las mujeres de por esos lares lo amamos!!!

Obviamente no tengo foto porque pasa volando al lado mío :S

No hay comentarios: