miércoles, 13 de agosto de 2008

Se ha perdido el pueblo mexica.

El llanto se extiende, las lágrimas gotean allí en Tlatelolco.
Por agua se fueron los mexicanos;
semejan mujeres; la huída es general.
¿A dónde vamos?, ¡oh amigos! Luego ¿fue verdad?
Ya abandonan la ciudad de México:
el humo se está levantando; la niebla se está extendiendo...
Con llanto se saludan el Huiznahuácatl Motelhuihtzin,
el Talilotlácatl Tlacotzin,
el Tlacatecuhtli Oquihtzin...
Llorad, amigos míos,
tened entendido que con estos hechos
hemos perdido la nación mexicana.
¡El agua se ha acedado, se acedó la comida!
Esto es lo que ha hecho el Dador de la vida en Tlatelolco.
Sin recato son llevados Motelhuihtzin y Tlacotzin.
Con cantos se animaban unos a otros en Acachinanco,
ah, cuando fueron a ser puestos a prueba allá en Coyoacán...

cantares mexicanos

1 comentario:

Maru dijo...

Qué nombres tan raros tienen las ciudades, no sé cómo se las aprenden. Pero qué lindo, me encantó.

un besote